Pedir
hora
Nacimiento de niños después de la fecundación in vitro

El procedimiento de fecundación in vitro para muchas parejas es la única oportunidad de tener hijos, hacerse padres felices y conquistar el sueño. Pero, estando atormentados por las dudas respecto a la salud de sus futuros hijos, los padres a veces se asustan tanto, que al final no consiguen decidirse a hacer la fecundación in vitro. El nacimiento de niños después de la fecundación in vitro es una cuestión muy delicada, se pueden escuchar y leer muchas opiniones negativas. Pero, ¿cómo va todo en la vida real, qué es lo que dice la ciencia al respecto y cuáles son los ejemplos reales de la vida?

Datos generales

Lisa Brown de Inglaterra inició los intentos exitosos de fecundación in vitro. Precisamente esta chica de fecundación in vitro fue la primera niña, que nació con éxito de la probeta en el año 1978. En consecuencia, en casi cuarenta años más de 5.000.000 de niños, vinieron al mundo con ayuda de tal avance en las tecnologías reproductivas, como el procedimiento de fecundación in vitro.

Desgraciadamente, no importa en qué medida progresista sea el mundo, en el que pasan las revoluciones en ciencias, tecnologías, puntos de vista, los niños después de la fecundación in vitro para muchas personas siguen siendo algo innatural. Pero en realidad la única diferencia de estos niños de los que se han concebido de manera natural consiste únicamente en el historial clínico de sus padres. La mayoría de argumentos respecto al hecho de que nacen deficientes y con todo tipo de patologías se basan únicamente en todo tipo de presunciones y suposiciones.

La planificación de la fecundación in vitro, salvo los aspectos médicos – exploración y diagnóstico, tratamiento preparativo y precisamente la fecundación con la trasplantación posterior del feto, a menudo incluye también los aspectos morales. A algunos les molesta la religión, a otros las opiniones de la sociedad, y algunos se rigen por los temores y prejuicios injustificados. Pero los niños, nacidos después de la fecundación in vitro, siempre son muy deseados, queridos y tienen los problemas analógicos con la salud que todos los demás niños, a secas. Y precisamente el hecho de que actualmente todos los niños en general se ponen enfermos más a menudo y sufren enfermedades complicadas, requiere investigaciones detalladas.

Mitos y realidad de influencia de la fecundación in vitro en los niños

A lo mejor, uno de los temores más grandes, que asustan a los futuros padres es el miedo de que los niños después de la fecundación in vitro sean infértiles. Este mito fue destronado con éxito por la arriba mencionada Lisa Brown, que actualmente es la madre feliz de dos niños, concebidos en forma natural. Un ejemplo brillante, que desmiente el temor de infertilidad, es también Elena Dontsova, la primera niña de la fecundación in vitro en la URSS, que también quedó embarazada con éxito y nació un niño. Y para la confirmación segura del hecho de que los niños de la fecundación in vitro no podrán tener sus hijos, se necesita mucho más tiempo que 40 años.

El nacimiento de niños enfermos después de la fecundación in vitro, está condicionado no por el mismo procedimiento de fecundación extracorporal, sin por los factores concomitantes. Es necesario el entendimiento claro del hecho de que las tecnologías reproductivas adicionales se aplican por las parejas, con todo tipo de problemas, que, en particular, no les permiten el embarazo natural. Precisamente por eso pueden aparecer ciertas patologías de la salud de los niños. A menudo las enfermedades simplemente se transmiten por herencia genética.

La edad de la mediana madre de fecundación in vitro es de35 años y más. Esta situación para la parida en general se considera no muy favorable y como tal que lleva en sí todo tipo de riesgos posibles para el curso normal del embarazo, desarrollo del parto y feto. Pero, el diagnóstico preimplantacional existente del embrión, que permite determinar las patologías complicadas posibles en esta etapa tan temprana, precisamente “le hace el caldo gordo” al embarazo de fecundación in vitro.

Los niños después de la fecundación in vitro: estadísticas y hechos

Todo tipo de investigaciones en gran escala, realizadas por todo el mundo a veces son contradictorias unas a otras y a sí mismas. Uno de los últimos, realizado en los EE.UU. confirma que en los niños, concebidos mediante la fecundación in vitro, los riesgos de aparición del labio leporino, patologías del sistema cardiovascular y tracto digestivo son 2-4 veces mayores.

Otras investigaciones extranjeras no encuentran ningún tipo de diferencias en el desarrollo mental, físico, psíquico entre los niños, concebidos de manera natural y con los mediante las tecnologías reproductivas adicionales. Al mismo tiempo aumenta el riesgo de algunas enfermedades oncológicas. ¡Pero con una corrección! Durante la realización de la investigación no se tomaron en consideración la salud inicial de los padres, sus hábitos nocivos, edad de la madre y el nivel de influencia del medio ambiente. Teniendo en cuenta estos aspectos los riesgos se equilibran.

Tales complicaciones distinguidas del control de embarazo de la fecundación in vitro, como parto prematuro, bajo peso del recién nacido, riesgo aumentado de hipoxia del feto y la operación cesárea se pueden pronosticar exactamente incluso en las embarazadas normales. No existen datos oficiales que confirmen este tema. Aquí no es el procedimiento de fecundación in vitro que juega el papel fundamental, sino que el motivo de infertilidad, salud y modo de vida de los cónyuges.

La fecundación extracorporal es una dirección bastante joven en medicina, como ciencia. Por eso el interés natural de los médicos y científicos al curso de desarrollo de los niños de fecundación in vitro, consecuencias del procedimiento sobre su salud es bastante grande. Lógicamente se puede suponer, si con el mismo agiotaje y escrupulosidad se hicieran los intentos de buscar todo tipo de patologías y anomalías posibles de desarrollo en todos los niños actuales, no cabe duda, de que no las podrían encontrar. 


Comentarios (0)