Pedir
hora
La infección por VIH

Actualmente, el hecho de oír el diagnóstico de VIH no siempre significa “fin”. La vida, sin duda, cambiará mucho, pero después de la primera avalancha de preocupaciones llega la consciencia de que la vida sigue. Y gracias a la terapia antiretroviral diseñada por los científicos, la gente con este diagnóstico vive una vida de pleno valor durante un par de decenas de años. Y está claro, que las mujeres y hombres infectados por el VIH consideran la posibilidad de tener sus propios hijos. Actualmente, las maravillas de fecundación in vitro dan la posibilidad de tener hijos sanos a las parejas, en las que una o incluso dos personas de la misma tienen el estado VIH positivo.

¿Cómo funciona esto?

En primer lugar, hay que determinar las particularidades de realización del programa de fecundación in vitro para las parejas infectadas por el VIH.

En casos, cuando sólo el hombre tiene el estado VIH positivo, de primera vista únicamente el uso del semen donado será el método más seguro de fecundación. Puede ser tanto la inseminación intrauterina (artificial) con el semen, tanto como el uso del procedimiento de la fecundación in vitro para las parejas infectadas por el VIH, más a menudo con la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), en función de la salud reproductiva, después de los que sigue la transportación del embrión en la cavidad de útero de la mujer.

Pero no todos los hombres están dispuestos a criar niños genéticamente ajenos. Teniendo la necesidad de realización del programa de fecundación in vitro para las parejas infectadas por el VIH, en la reproductología se utiliza el “lavado de semen”, su purificación con el uso posterior para la fecundación de óvulos con los espermatozoides limpios. Sin embargo, este métodos propone la garantía 100% de prevención de riesgo de transmisión del peligroso virus al embrión, y, respectivamente, la pareja recibe un niño sano como resultado del programa.

Para los cónyuges, en los que la portadora del virus es la mujer, la inseminación intrauterina con el semen del hombre sano y el procedimiento integral de la fecundación in vitro también serán posibles. La fecundación in vitro para las mujeres infectadas por el VIH obligatoriamente se lleva a cabo conjuntamente con la administración de los fármacos antirretrovirales (TAR), tanto durante el período de estimulación de superovulación, como durante el embarazo. La observación posterior del curso del embarazo y prevención de transmisión de VIH al niño de la madre se realiza de conformidad con los requisitos determinados de control de embarazo y parto.

¡La ejecución del programa de la fecundación in vitro para las parejas infectadas por el VIH se diferencia sustancialmente del programa estándar de la fecundación in vitro!

A la hora de realización de transferencia del embrión, la mujer deberá transportar sólo un embrión, debido a la amenaza aumentada para la inmunidad. A la hora de llevar a tiempo el embarazo no se recomienda la realización de intervenciones invasivas a la embarazada, que en cierta medida aumentan el riesgo de infección del feto – toma de muestras de vellosidades, la amniocentesis en la 16 semana de embarazo, cordocentesis, etc.

Riesgos existentes

En los casos, cuando sólo una persona de la pareja está infectada por el VIH, las tecnologías reproductivas adicionales se aplican con el objetivo de exclusión de la infección de la segunda persona en el intento de fecundación. Pero, generalmente, todas las manipulaciones y eventos están destinados para proteger del virus el futuro niño. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, en caso de cumplimiento cauteloso y exacto de recomendaciones, el riesgo de infección del niño con el virus es solamente de 2-8%.

Si los infectados por el VIH necesitan la fecundación in vitro o inseminación intrauterina para la fecundación, con otras palabras están planificando el embarazo, en alto grado esto garantizará la ausencia de infección en la persona que sea de una pareja discordante. Y para la seguridad del futuro niño hay que tomar un par de otras medidas cautelosas. La mujer se arriesga a transmitir el virus de inmune deficiencia humana a su niño a través de la placenta, durante el parto natural o a la hora de lactancia materna.

Por eso la práctica estándar consiste en la operación cesárea planificada a la hora de elección del método de parto. Las condiciones especiales de atención a los recién nacidos y su alimentación con las mezclas artificiales, renuncia de los hábitos nocivos, administración de la terapia antiretroviral por la madre y el niño enseguida después del parto, garantizarán la vida normal y la ausencia total del virus en el organismo.

¿Qué es lo que está pasando en práctica?

En realidad, el problema más importante consiste en que en Ucrania no todas las clínicas están dispuestas a prestar dichos servicios a esta categoría de las personas. En primer lugar debido a los riesgos para los empleados. Y aunque la coincidencia de tales conceptos, como la fecundación in vitro y el VIH no está prohibida por la ley, salvo la donación de gametos, no existe una regulación transparente de procedimiento de aplicación de tecnologías reproductivas adicionales para las personas infectadas por este virus. A diferencia de la Federación Rusa, donde el orden reglamentado de aplicación de tecnologías reproductivas adicionales la ley de la fecundación in vitro prevé, que será posible también para los pacientes con VIH.

A la hora de llegada de la pareja en una clínica de fecundación in vitro junto con el paquete general de documentos obligatoriamente se tendrá que presentar la conclusión del médico-infectólogo acerca de la situación con carga viral y posibilidad de llevar a tiempo el embarazo. Por motivos justificados, una pareja concordante tendrá más posibilidad de renuncia de realización de procedimiento. A propósito, en Ucrania oficialmente trabaja el centro de fecundación in vitro para las personas infectadas por el VIH, pero sólo para las parejas en las que el hombre es la persona infectada.

La fecundación in vitro y el VIH en Ucrania siguen siendo preguntas actuales, por otra parte, lo mismo pasa en todo el mundo. El derecho de tener hijos es un derecho santo de cada persona. Claro, que en caso con el VIH sería mejor que el embarazo se produzca bajo el control de especialistas, que garantizará una gran posibilidad de ausencia de infección en el niño. Y como consecuencia, en cierta medida dará la posibilidad de controlar la epidemia.

Cabe añadir que estas tecnologías permiten aplicar los servicios del programa de fecundación in vitro para los infestados por el VIH y pajeras de estado VIH positivo, tanto cuando se trata de una pareja discordante, como cuando las dos personas de la pareja están infectadas por el VIH, se aplica con éxito la maternidad subrogada, al mismo tiempo en el mundo no hay ningún caso registrado de infección de la madre subrogada o transmisión del virus al feto. Por eso ahora las tecnologías permiten superar lo que antes se había considerado imposible. ¡Acuda a los especialistas para realizar su sueño!


Comentarios (0)